/

Casa B-221
Recurriendo al concepto básico de un claustro, logramos la intimidad deseada en este proyecto donde el único invasor es la luz natural que da vida a los espacios internos.

Fotografía: Víctor Benítez